La gran enseñanza

Un mensaje que resonó fuerte en estos primeros dos días de conferencia fue el de llevar la atención a la verdadero regalo que nos brinda el Yoga. Dejar de lado las vanidades, el ego y la exigencia desmedida a la que nos sometemos nosotros mismos.

El yoga no se trata de cuan flexibles seamos o de la dificultad de las posturas físicas que practicamos. El yoga es la llave que puede abrir nuestra conciencia y que nos invita a tocar las puerta de Dios.

Verse a uno mismo en los ojos del otro es un desafío, y poder abrirnos a mostrarnos como realmente somos también. El yoga nos invita a que seamos cada día más transparentes, libres de las turbulencias y distorsiones que genera nuestra mente en los tiempos que corren.

No practicamos para vernos mejor físicamente ni para lucirnos bonitos en las redes sociales . Debemos dedicar todos nuestros esfuerzos a descubrir la verdad que mora en cada uno de nosotros y que espera ser descubierta.

Estos mensajes llegaban a la gran cantidad de alumnos que se acercaron estos días a la conferencia y sin dudas algo profundo se movió en los corazones de todos.

El amor esta flotando en el aire.

Source: BYC Blog